CAMPANHA DE SOLIDARIEDADE

domingo, 11 de janeiro de 2015

Mensagem de ano novo do camarada Kim Jong Un, em 2015

Camarada Kim Jong Un discursa para a toda a nação coreana por ocasião do ano novo de 2015

¡Queridos compañeros!

Despedimos el año 2014 en el que el temple y poderío de la gran Corea que llena de fe en la victoria da saltos y avanza, se pusieron de pleno manifiesto y acogemos el prometedor Año Nuevo 2015.

En reflejo de la infinita fidelidad de todos los oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores de la población, rindo mi más sincero tributo y cordiales saludos por el Año Nuevo a Kim Il Sung y Kim Jong Il, eternos Líderes de nuestro pueblo y Sol del Juche.

Saludo a los militares y civiles que con la convicción revolucionaria y el fervor patriótico se abniegan por la dignidad y la prosperidad del país y formulo mis sinceros votos por la gran armonía de todas las familias y el más prometedor porvenir para nuestros entrañables niños.

Saludo a los surcoreanos y los compatriotas residentes en otros países que luchan por la unidad y reunificación nacionales, así como a todos los pueblos progresistas del mundo y amigos extranjeros aspirantes a la independencia y la paz.

El que despedimos fue un año de grandes victorias en el que bajo la dirección del Partido consolidamos el cimiento para anticipar la victoria final en todos los frentes de la construcción de un poderoso y próspero Estado socialista y manifestamos el poderío de la Corea invencible.

El año pasado se ha consolidado más la unidad monolítica del Partido y las masas populares, y asegurado la pureza y el poderío de nuestras filas revolucionarias.

Con el paso de los días se ha calentado más la añoranza de nuestros uniformados y otros sectores de la población hacia los grandes Líderes y puesto en pleno manifiesto su fervorosa fidelidad y pulcro sentido de obligación moral de realizar el sublime propósito y deseo de aquellos. Al materializarse la política de nuestro Partido de amor al pueblo y a las generaciones crecientes y sus orientaciones de dar importancia a la ciencia y la educación, se ha profundizado la confianza de la población en su organización rectora y consolidado nuestra unidad monolítica. En virtud del fervor de la educación en las tradiciones revolucionarias a través de los recorridos por los lugares de combate en la zona del monte Paektu, predominan en todo el ejército y la sociedad el espíritu y temple del Paektu y arden como una lava la disposición y voluntad de llevar hasta el fin la sagrada causa revolucionaria del Juche.
En el año que despedimos se ha fortalecido extraordinariamente la combatividad del Ejército Popular y la capacidad defensiva nacional.
    
Como resultado de la labor político-ideológica de toda marcha y los fervorosos ejercicios como en combates reales, todos los comandantes y soldados y las unidades de ejércitos y armas se han convertido en hombres fuertes en idea y convicción y en fuerzas invencibles, capaces de cumplir hábilmente operaciones en cualesquier condiciones y situaciones. En todo el Ejército se ha establecido la férrea disciplina y se registraron éxitos sin precedentes en la mejora de las condiciones de vida de los soldados. En el sector de la industria de defensa nacional se explotaron autóctonos y diversos medios de ataque, lo cual contribuyó grandemente al fortalecimiento cualitativo de las fuerzas armadas revolucionarias.
   
En el año pasado la cooperación militar-civil hizo lograr portentosos éxitos en la construcción de una potencia económica socialista y un Estado de alto nivel cultural.
    
Por encima de las difíciles situaciones y desfavorables condiciones, produjimos auges productivos en los sectores de la agricultura, la pesquería, las industrias química y carbonífera, etc., abriendo una esplendida perspectiva para la construcción de una potencia económica y la mejora de la vida poblacional. En el sector de la construcción se encendieron furiosas llamas por la creación de la velocidad de Corea, se levantaron numerosas construcciones monumentales que sirvan de norma y patrón de la arquitectura autóctona como la zona residencial Wisong para los científicos, las viviendas para los educadores del Instituto Universitario Politécnico Kim Chaek, el centro de reposo de los científicos de Yonphung y la Fábrica 8 de Octubre, muestra de la que Corea hace realidad su hermoso ideal. Los oficiales y soldados del Ejército Popular que participaron en la construcción de un Estado rico y poderoso, con el espíritu de materializar a cabalidad cualquier tarea asumida y el temple de batir uno a cien enemigos, allanaron un ancho camino para la producción, la construcción y su modernización y crearon magníficas unidades modelo.
    
Nuestros atletas compitieron con el original método e inflexiblemente en los XVII Juegos Asiáticos y los campeonatos mundiales y honraron el país, estimulando grandemente a los oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores de la población movilizados en la batalla por la defensa del socialismo.
    
Todas nuestras victorias y preciosos éxitos del año pasado son el resultado de la destacada orientación del Partido y del ardiente patriotismo y fidelidad y los esfuerzos abnegados de los militares y civiles herméticamente unidos en torno a él.
    
Mis cálidos agradecimientos a todos los oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores de la población que con la inconmovible fe en la causa revolucionaria del Juche, causa revolucionaria del Songun, libraron una tenaz lucha y contribuyeron a hacer brillar el año pasado como año de enorgullecedores méritos y de cambio.
    
Compañeros:
    
El 2015 es el año muy significativo cuando se celebrarán los aniversarios 70 de la liberación del país y de la fundación del Partido del Trabajo de Corea.
    
En este año significativo, con gran honor y dignidad, pasamos revista a la orgullosa historia de 70 años de nuestro Partido y patria en que se registraron solo portentosas victorias bajo la destacada dirección de las grandes figuras Kim Il Sung y Kim Jong Il y estamos inspirados en la convicción y optimismo de lograr la victoria final de la revolución del Juche iniciada en el Paektu siguiendo la dirección del Partido.
    
Nos es preciso dar alas al espíritu revolucionario y el temple del Paektu para desbaratar tajantemente los atentados y las maquinaciones de las fuerzas hostiles y alcanzar victorias en todos los campos de la defensa del socialismo y la construcción de un Estado poderoso y próspero, coronando los 70 aniversarios de la liberación del país y la fundación del Partido con los grandes acontecimientos revolucionarios.
    
Bajo el lema ¡Todos, con el espíritu revolucionario del Paektu, desarrollemos la ofensiva general para anticipar la victoria final!, todos los militares y otros sectores del pueblo deben avanzar con vigor hacia el gran festival de octubre. Con el espíritu y temperamento del Paektu y valiéndose del poderío de la ideología, el fusil y las ciencias y la tecnología, debemos ser honrosos triunfadores en la ofensiva general para la dignidad, el enriquecimiento y la prosperidad de nuestro país socialista.
    
Consolidaremos más el inquebrantable poderío de nuestra potencia ideo-política socialista.
    
Pase que pase el tiempo, invariablemente enalteceremos a Kim Il Sung y Kim Jong Il como Sol del Juche, mantendremos con resolución sus sempiternos méritos revolucionarios y le daremos eternos brillos.
    
Este año del septuagésimo aniversario de la fundación del Partido prepararemos un nuevo hito para la elevación de la capacidad de mando y la combatividad del Partido, organizador y orientador de todas las victorias de nuestro pueblo.
    
El ya establecido sistema de dirección única del Partido continuamente será afianzado de manera que todos los militantes compartan la misma ideología, aliento y paso con su Comité Central. Todas las organizaciones partidistas tomarán constantemente la ejecución del lineamiento y las políticas del Partido como tarea principal en sus actividades y no dejarán pasar por alto ni uno de aquellos sino que los materializarán sin excusas y hasta sus últimas consecuencias.
    
De acuerdo con la naturaleza del Partido madre, todas sus actividades serán penetradas de la idea de conceder preferencia a las masas populares para que en todo el Partido reine un ambiente de respetarlas y amarlas y apoyarse en ellas y aquellas actividades se enfoquen en el fomento del bienestar del pueblo. Todas las organizaciones y trabajadores partidistas acabarán con el abuso de la autoridad y el burocratismo y atenderán solícitamente a las personas y las orientarán bien de manera que todas ellas se confíen y apoyen en nuestro Partido como en sus madres carnales y compartan constantemente con él la vida y la muerte, el destino.
    
Atendremos a la ideología, poderosa arma del Partido, y haremos de manera ofensiva la labor ideológica para afianzar férreamente la posición ideológica de nuestra revolución. Se intensificará la educación en la grandeza de los Líderes, el patriotismo de Kim Jong Il, la convicción, la conciencia clasista y antimperialista y la moral para preparar a todos los militantes partidistas, militares y trabajadores como fidedignos partidarios de la revolución del Songun y lograr que en la defensa del país y la construcción de un Estado poderoso y próspero enciendan furiosas llamas de patriotismo y fidelidad a favor de creación e innovación.
    
En el año en curso debemos dar nuevo salto en la construcción de las fuerzas armadas revolucionarias y en el empeño por el fortalecimiento de la capacidad de defensa nacional y poner de pleno manifiesto el poderío de la potencia militar.
    
El Ejército Popular afianzará el ya establecido sistema de dirección única del Partido en su seno, desarrollará con dinamismo el movimiento por el título del Séptimo Regimiento de O Jung Hup y el movimiento para la unidad Guardia y ejecutará a carta cabal la línea estratégica de cuatro puntos y las tres tareas para el fortalecimiento del potencial militar presentadas por el Partido. Mejorará constantemente el contenido y método de los ejercicios militares y la preparación política rechazando el formalismo y la forma estereotipada, elevará trascendentalmente su calidad y hará perfectos preparativos de combate para desbaratar de un golpe cualesquier provocaciones enemigas. En el trabajo de intendencia para el Ejército Popular se registrará un salto trascendental. A los militares se les prepararán mejores condiciones de vida y todos los batallones y compañías se harán unidades de combate élite y serán dotadas de todas las instalaciones para que los soldados las consideren como su pueblo o casa natal comunicado directamente con el patio del CC del Partido. El Ejército Popular, en acato al proyecto del Partido de la construcción de un Estado rico y poderoso, también en el futuro será pionero y modelo en la verificación de su ideología y la defensa de su política.
    
En vista de la situación creada, los oficiales y soldados del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea afilarán agudamente el cuchillo de defensa del Líder, el régimen y el pueblo, y la Guardia Roja Obrero-Campesina y la Juvenil harán ejercicios militar-políticos como si estuvieran en el combate real para forjar su combatividad y perfeccionarán los preparativos de resistencia de todo el pueblo para defender por sí mismo sus provincias, distritos y lugares.
    
En el sector de la industria de defensa nacional, materializando la línea del Desarrollo Simultáneo del Partido, impulsarán la adecuación de la producción bélica a las condiciones del país, su modernización y fundamentación científica, explotarán activamente autóctonas y potentes armas y equipamientos de última palabra y los perfeccionarán.
    
En el año entrante daremos segura prioridad a las ciencias y la tecnología y registraremos saltos en la construcción de la potencia económica socialista y un Estado de alto nivel cultural.
    
A fuerza de las ciencias y la tecnología fomentemos con rapidez todos los sectores y levantemos el paraíso del pueblo, esta es la determinación y voluntad de nuestro Partido. El sector de las ciencias avanzará con energía a la vanguardia de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero para invalidar las virulentas sanciones de los enemigos con el elevado espíritu de independencia y a fuerza de las ciencias y la tecnología y empujar la marcha de todos los sectores de la economía. En el sector de la investigación científica se empeñará por todos los medios para alcanzar técnicas sofisticadas y logrará muchos éxitos que contribuyan al fomento de la economía, el fortalecimiento de la capacidad de defensa nacional y el mejoramiento del nivel de la vida poblacional. En todos los sectores y las unidades considerarán las ciencias y tecnología como la forma de existencia, acelerarán a nuestra manera la modernización e informatización, elevarán el nivel de preparación científico-técnica de los funcionarios y trabajadores y se apoyarán en aquellas para impulsar con vigor todos los trabajos.
    
Debemos sacar cuanto podamos provechos de la ya asentada base de la economía autosostenida y todas las potencialidades y dar saltos en la mejoría de la vida poblacional y en la construcción de una potencia económica.
    
En este año significativo nos incumbe registrar cambios en el mejoramiento de la vida poblacional.
    
Tomando como tres pilares la agricultura, la ganadería y la pesquería debemos esforzarnos para satisfacerle víveres a la población y llevar su alimentación a un nivel superior.
    
Al sector agrícola le compete aplicar activamente el método de cultivo de ahorro de agua y otros científicos, preparar bastante cantidad de los materiales correspondientes y organizar y orientar la producción conforme a la realidad para así superar las desfavorables condiciones naturales y sobrecumplir el plan de producción de cereales. En las plantas de ganadería, piscicultura y de producción de los hongos y los invernaderos, preparados en varios lugares del país normalizarán la producción de manera que la población se beneficie de ellos. En correspondencia al propósito del Partido en la zona de Sepho se impulsará con fuerza la construcción del centro ganadero y se harán esmerados preparativos para la producción de la carne y la gestión del centro. En el sector de la pesquería, aprendiendo del método de trabajo del Ejercito Popular, creador de la nueva historia del mar de oro, restablecerán decisivamente la pesca y capturarán muchos peces para servirle más pescados a la población.
    
En el sector de la industria ligera, bien conscientes de su responsabilidad y deber asumidos ante el pueblo, establecerán la estratagema encaminada a autosostenerse y normalizar la producción en las fábricas centrales y locales para abastecer a los trabajadores, estudiantes y niños la mayor cantidad y variedad de artículos de consumo y escolares y alimentos de calidad.
    
Pondrán gran empeño en la solución del problema de la energía eléctrica, principal fuerza motriz de la economía nacional, y se esforzarán para reponer los sectores priorizados y las importantes industrias.
    
Con el mismo ímpetu de haber realizado innovaciones el año pasado en el sector de la industria hullera y en las centrales térmicas, aumentarán la producción del carbón y la electricidad y se empeñarán para ahorrar al máximo esta materia para cubrir la presente demanda de ella y al mismo tiempo tomarán medidas pertinentes para solucionarla con visión al futuro. Nos es preciso apoyar en nuestra tecnología y nuestros recursos para fomentar las industrias claves como la metalúrgica y la química, y activar el transporte ferroviario de manera que todos los sectores económicos se revitalicen y progresen como es debido. Hay que desarrollar multifacéticamente las relaciones económicas con otros países e impulsar de modo activo la explotación de la zona turística internacional Wonsan-monte Kumgang y otras de desarrollo económico.
    
A la rama de la construcción le corresponde edificar con tanta calidad centrales eléctricas, fábricas, instalaciones educacionales y culturales y viviendas que todas se califiquen como obras monumentales dignas de la era del Partido del Trabajo promoviendo la campaña de creación de la Velocidad de Corea. Terminará las obras importantes como las centrales hidroeléctricas escalonadas en el río Chongchon, la Granja Frutícola de Kosan y el reparto para científicos Mirae que harían más solemne la gran fiesta de octubre.
    
Todo el Partido, el ejército y el pueblo se movilizarán en la repoblación forestal igual que en los días de reconstrucción de postguerra para que las montañas del país se conviertan en montes de oro cubiertos de frondosos bosques. En todos los sectores deben dinamizar invariablemente la reforestación, y la creación de jardines y huertas frutícolas. Acondicionarán más la ciudad de Pyongyang, los capitales provinciales, las cabeceras de ciudades y distritos, centros de trabajo y aldeas, y los cuidarán y mantendrán siempre en buenas condiciones.
    
Todos los sectores y unidades de la economía trazarán adecuadas estrategias de gestión, estrategia empresarial, aprovecharán al máximo sus reservas y potencialidades para incrementar la producción y pondrán gran empeño en elevar la calidad y competitividad de sus productos. Todas las fábricas y empresas, libres de la propensión a la importación, se esforzarán por utilizar materias primas, materiales y equipos de producción nacional, y cambiarán por completo su fisonomía imitando el ejemplo de las unidades que el Partido calificó como referencia.
    
Al Consejo de Ministros y demás órganos estatales de dirección de la economía le compete impulsar vigorosamente la aplicación de los métodos de administración de la economía de nuestro estilo apropiados para las condiciones reales para que todos los organismos y empresas económicos realicen con decisión propia e iniciativa creadora sus actividades. A las organizaciones del Partido a todos los niveles le incumbe ofrecer ayudas eficientes para que la renovación del método de administración de la economía se realice de acuerdo con el propósito del Partido.
    
Urge acelerar con brío la construcción de un Estado socialista civilizado.
    
Hace falta promover con energía la revolución educacional de la nueva centuria fortaleciendo el papel del personal de los centros docentes y la atención por parte del Estado y la sociedad a la educación para lograr nuevos avances en la labor de preparación de todo el pueblo como científicos y técnicos y de construcción de una potencia de talentos.
    
Hay que levantar la fiebre por el deporte en todo el país. Los deportistas harán que la bandera nacional se exhiba más en los juegos internacionales y abrirán la perspectiva para convertir nuestro país en una potencia deportiva.
    
En el sector artístico-literario rechazarán el estancamiento y crearán mayor cantidad de obras célebres de la época que convocan a las masas a la lucha. A la salud pública le corresponde mejorar los servicios higiénico-profilácticos y el tratamiento y prevención de enfermedades e incrementar la producción de medicamentos.
    
Lograremos que en toda la sociedad reinen el sentimiento propio de la nación y un noble y hermoso estilo de vida e impulsaremos con dinamismo la protección del patrimonio nacional como labor patriótica de todo el Estado y el pueblo.
    
Para alcanzar con éxito los altos objetivos de lucha que nos proponemos para este año, todos los funcionarios, militantes del partido y los oficiales y soldados del Ejército Popular y trabajadores vivirán y batallarán con el espíritu revolucionario del Paektu, el espíritu del viento cortante del Paektu, el cual se trata de un espíritu de atacar tenazmente con que se enfrenta y vence las dificultades que se interponen y un indomable espíritu de combate con que si se cae cien veces se levanta otras tantas para continuar la lucha hasta el triunfo. El corazón de nuestro Ejército y pueblo dará latidos alimentándose con la fe en la victoria y el indoblegable espíritu con que los antecesores de la Revolución Antijaponesa lucharon y alcanzaron la victoria por encima de inimaginables dificultades considerando que les daba igual vivir o morir en aras del país y la nación. Todos los funcionarios, militantes y trabajadores prepararán valiosos regalos con el espíritu revolucionario del Paektu y la acción creadora para presenciar dignamente el próximo gran festival de octubre.
    
Se prevalecerá en el país el espíritu patriótico de abnegación que aprecia y desarrolla nuestras cosas.
    
Apreciar y desarrollar las cosas nuestras es una expresión de la supremacía de la nación coreana y el auténtico patriotismo que lleva la dignidad de nuestra patria a la cima y adelanta su fortalecimiento y prosperidad. Cuidaremos y mejoraremos todo lo que las antecedentes generaciones de la revolución, guiadas por el Partido y el Líder, hicieron a costa de su sangre y sudor y siempre crearemos y desarrollaremos a nuestra manera con las fuerzas, técnicas y recursos nacionales en manifestación de la alta autoestima nacional.
    
Los funcionarios, dirigentes de la revolución se desempeñarán como abanderados y vanguardia en la próxima ofensiva general.
    
Les corresponde poseer el noble espíritu patriótico y la conciencia de abnegación trabajar con toda su entrega por el fortalecimiento y prosperidad del país y la felicidad del pueblo y correr y correr más al frente de las masas brindándose a asumir tareas más difíciles. Es de su incumbencia estar al tanto de las ideas y propósitos del Partido e ir a las masas y estimularlas para cumplir hasta las últimas consecuencias los lineamientos y políticas del Partido ofrendando incluso su vida si es necesario. Ellos se responsabilizarán totalmente ante el Partido y el Estado de las actividades de su sector o su unidad, eliminarán todas las manifestaciones del derrotismo, el autoproteccionismo y facilismo y recurrirán a las fórmulas innovadoras y científicas en el cumplimiento de cualquier tarea que sea.
    
Han transcurrido 70 años desde que nuestra nación se dividió por las fuerzas extranjeras.
    
En este período el mundo ha logrado un gran progreso y la época registró cambios sustanciales. A pesar de esto nuestra nación aún no ha logrado la reunificación y sigue sufriendo por la separación, lo cual es una pena y dolor para todos. No podemos permitir ni tolerar más la desgracia nacional originada por la fragmentación territorial que se mantiene intacta aun en la nueva centuria.
    
El año pasado planteamos importantes medidas a favor del mejoramiento de las relaciones Norte-Sur y la reunificación e hicimos cuanto pudiéramos para ponerlas en la práctica. Sin embargo, no hemos podido obtener un resultado deseado y las referidas relaciones se han empeorado debido a las maniobras de las fuerzas internas y externas que se oponen a la reunificación.
    
Es nuestro deber lograr cueste lo que cueste la reunificación del país, máximo deseo de la nación que el gran Líder y el gran General habían acariciado a todo lo largo de su vida aunque una situación compleja y muchísimas dificultades lo impiden, y construir una digna potencia reunificada próspera.
    
¡Abramos un ancho camino para la reunificación independiente con las fuerzas unidas de toda la nación en este año del aniversario 70 de la liberación de la patria!, esta es la consigna de lucha que toda la nación coreana debe enarbolar.
    
Es preciso eliminar el peligro de la guerra en la Península Coreana y lograr la distensión y una atmósfera de paz.
    
Los ejercicios de guerra de gran envergadura que todos los años se realizan en el Sur de Corea son la causa principal que agrava la tensión en la Península y aumenta el peligro de la guerra nuclear que se cierne sobre la nación. No hay duda alguna de que es imposible realizar diálogos fiables y mejorar las relaciones Norte-Sur mientras continúen los ejercicios de guerra de una parte contra la otra creando un ambiente de horror.
    
Persistir en los simulacros de guerra nuclear conjuntos con la fuerza agresora extranjera contra otra parte de la nación es un acto peligrosísimo que trae desastres.
    
Le daremos una reacción intransigente a cualquier tipo de provocación y maniobra de guerra que viole la soberanía y dignidad de nuestro país y le propinaremos un golpe contundente.
    
Las autoridades surcoreanas deben renunciar los temerarios ejercicios militares conjuntos con las fuerzas extranjeras y todas otras acciones de guerra y optar por propiciar la distensión y las condiciones de paz para la Península Coreana.
    
Estados Unidos, el autor de la separación de nuestra nación que nos causa grandes sufrimientos desde hace 70 años, debe abandonar su anacrónica política de enemistad y descabelladas acciones de agresión contra Corea y tomar una audaz opción de cambio de su política.
    
El Norte y el Sur deben desistir de promover la confrontación de sistema, absolutizando su ideología y régimen y lograr la gran unión, la gran unidad nacional según el ideal de entre nosotros, los connacionales para resolver el problema de la reunificación de la patria justamente a favor de los intereses comunes de la nación.
    
Si una parte trata de imponer su ideología y régimen a la otra nunca se podrá resolver por vía pacífica el problema de la reunificación sino se originarán solo el enfrentamiento y la guerra.
    
Es cierto que nuestro régimen socialista centrado en las masas populares es el mejor, pero jamás lo imponemos al Sur de Corea ni hemos hecho así.
    
Las autoridades surcoreanas deben abandonar su intención de "reunificación de régimen" que motiva la desconfianza y los conflictos entre ambas partes y dejar de calumniar el sistema de otra parte y visitar y pedir ayuda a otros países para denigrar a sus compatriotas.
    
Según lo acordado por ambas partes, el Norte y el Sur deben resolver el problema de la reunificación a favor de los intereses comunes de la nación por encima de las diferencias de ideologías y regímenes.
    
Es preciso activar diálogos y conversaciones, intercambios y contactos entre el Norte y el Sur para ligar los lazos y arterias de fraternidad cortada y lograr un gran viraje, un gran cambio en las relaciones Norte-Sur.
    
Abrir un nuevo camino que conduce a la reintegración con las fuerzas unidas sin pelear uno contra otro es un anhelo unánime de toda la nación. Ambas partes deben dejar de perder tiempo y fuerzas con las disputas insignificantes y problemas de menos importancia, y preparar una nueva historia de relaciones Norte-Sur.
    
Si todos los integrantes de nuestra nación unen sus almas y fuerzas, no habrá nada irrealizable. Como resultado de sus empeños por la reunificación de la patria, las dos partes ya prepararon las cartas de la reunificación, el Programa de la reunificación como la Declaración Conjunta del 4 de Julio, la histórica del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre, con lo cual manifestaron ante todo el mundo la voluntad y el espíritu de la nación que aspira a la reunificación.
    
Consideramos que si las autoridades surcoreanas tienen la verdadera posición de mejorar las relaciones bilaterales mediante diálogos, es posible reanudar los contactos de alto nivel y sostener conversaciones por sectores.
    
Si se crea un ambiente y situación adecuada no habrá razón por la cual se rechacen las conversaciones cumbre.
    
En adelante, también haremos todo lo que podamos para propiciar los avances reales en los diálogos y conversaciones.
    
Todos los integrantes de la nación coreana debemos incorporarnos como un solo hombre al movimiento nacional por la reunificación del país para convertir el 2015 como un año de gran viraje que prepare un amplio camino para la reunificación independiente.
    
El año pasado, la tiranía feroz de los imperialistas y sus abiertos actos de violación de la soberanía en la palestra internacional motivaron guerras y masacres en varios países y regiones amenazando seriamente la paz y la seguridad del mundo.
Sobre todo, la extrema política hostil de Estados Unidos contra Corea encaminada a aislar y aplastar nuestra República, baluarte del socialismo, la fortaleza de la independencia y justicia, fomentó el círculo vicioso de la tensión e incrementó el peligro de la guerra en la Península Coreana.
    
Estados Unidos y sus seguidores, al ver fracasado su plan de destruir nuestras fuerzas disuasivas nucleares autodefensivas y aplastar con las armas nuestra República, han optado por armar alborotos con los "derechos humanos".
    
La realidad de hoy en que la coacción por la fuerza campea por su respeto y la justicia y la verdad se pisotean impunemente en la palestra internacional comprueba elocuentemente cuán justa la opción que mantenemos: multiplicar el poderío de autodefensa nacional con las fuerzas disuasivas nucleares como lo principal y defender fidedignamente el poder estatal, la vida del país, enarbolando en alto la bandera de Songun.
    
Mantendremos invariablemente la política de Songun y el lineamiento de desarrollo simultáneo y defenderemos firmemente la soberanía del país y la dignidad nacional no importa que la situación internacional cambie y las relaciones entre los países vecinos varíen, mientras el enemigo persista en sus maniobras para eliminar nuestro régimen socialista. Ampliaremos y desarrollaremos multilateral y activamente las relaciones exteriores, ateniéndonos a los principios revolucionarios y el espíritu independiente y poniendo en el primer lugar la dignidad y los intereses del país.
    
Nuestro Partido y Gobierno de la República fortalecerán por todos los medios los lazos y la solidaridad con los pueblos progresistas del mundo que aman la paz y se pronuncian por la independencia y justicia y desarrollarán activamente las relaciones de buena vecindad y amistad con todas las naciones que respetan la soberanía de nuestro país y nos tratan con amistad.
    
No habrá en este mundo la fuerza capaz de detener la marcha de nuestro ejército y pueblo que bajo la dirección del gran Partido y con la inconmovible convicción revolucionaria y la fe en la victoria corren irrevestiblemente con el ímpetu de la tempestad del Paektu y la victoria final será, sin duda, para nosotros.
    
Todos, unidos más firmemente en torno al Partido, luchemos tenazmente cantando la marcha de la victoria definitiva, por convertir este año significativo en el de la gran victoria y gran júbilo revolucionario.
    
Al celebrar el año nuevo 2015, lleno de esperanzas, deseo la felicidad para todas las familias del país.